martes, 13 de diciembre de 2011

Una forma de blindar tus textos online.

El plagio en internet es un mal que acecha la red desde sus inicios. Existen por descuidos mal intencionados, o sin mala intención, incluso los hay con apropiación de autoría. Y a día de hoy con tanto blog y tal volumen de textos en internet es algo más que común. ¿Estamos desprotegidos ante ello? La respuesta es negativa.
Para afrontar este problema vamos a diferenciar dos grupos: novelas o trabajos extensos y textos sueltos,entradas de blog, etcétera (todos aquellos trabajos de corta extensión).


El primer grupo se protege mediante lel "Registro de Propiedad Intelectual", no confundir con copyright que sólo recogen los derechos de explotación. Para registrar una obra tienes que contactar con la oficina dependiente del  "Registro territorial" de tu zona para saber la cuota que tienes que abonar y cómo tramitar todo el proceso del registro (formato de entrega de obra, rellenar solicitudes...).


Y para el segundo grupo he encontrado una herramienta que sirve a modo de registro válido para demostrar que has sido el primero en registrarlo. Hablamos de la plataforma Safe Creative. Aunque no significa una prueba de autoría real, al menos sirve para mostrar, de forma irrefutable, que has sido el primero en subir el texto a la red. Es decir, si eres cauteloso y registras la obra en dicha plataforma, las posteriores publicaciones que quebranten el tipo de licencias que concedes a tu texto ( ver modalidades de licencias en la web de la plataforma) serán denunciables. Y por suerte no sólo textos sueltos, también puedes registrar blogs enteros, canciones y muchas más otras cosas. Una herramienta, sin duda, muy útil para los tiempos que corren.

Para finalizar me gustaría comentar que es responsabilidad del autor protegerse por todas las vías posibles. En el mundo existen personas sin escrúpulos que no dudarán en robarte un texto para beneficiarse del mismo (y así en muchos otros ámbitos). Por lo tanto sé cauteloso. No dudes en maravillar al mundo con tu creatividad, pero no dejes que nadie se aproveche de ello. Tú eres el único dueño de tus obras y tú deberías de ser el único que decida qué tipo de concesiones haces con la misma.

2 comentarios: