viernes, 10 de febrero de 2012

Reseña: Legado, Christopher Paolini

Legado (El legado #4), Christopher Paolini
 

Editorial: Roca Editorial

Páginas: 811










 SINOPSIS

El jinete de Dragón cabalga de nuevo. El legado llega a su fin, pero la leyenda nunca muere. Cuarta y última entrega de la serie de fantasía juvenil más vendida de la última década.




Tras varios años desde que comencé a leer esta saga... ¡Por fin he devorado su última entrega!

Abordaré esta última reseña dedicada a "El Legado", nacida de la pluma del estadounidense Christopher Paolini, llevando a cabo un amplio y detallado análisis.

Para todos los seguidores de la tetralogía, quiero dar la buena nueva de que se van a encontrar con un último título que sigue la pendiente ascendente de los anteriores libros para conseguir llegar a un escalón más alto. Más y mejor, como dije en la anterior reseña.

¿Qué hay de nuevo en este libro con respecto a las anteriores entregas? Nada está fuera de lugar, todo sigue el curso marcado. La historia avanza hacia la batalla final. ¿Sorpresas? Claro. ¿Te suena la roca de Kuthian? Te refresco la memoria: el último elemento de la profecía de Angela a desvelar. Pues esto y un par de detalles más componen las sorpresas escondidas en el texto.

La trama está muy bien hilada y se vuelve más profunda. Es un libro igual de oscuro que el anterior, realista, y en el que no se deja ni una respuesta por responder. Bravo por Christopher Paolini que ha sabido plasmar la historia sin perder el norte en ningún momento.

En cuanto al ritmo de la historia se refiere, el autor nos entretiene con una muy buena intensidad hoja tras hojas. Se diluye un poco en las últimas 100 hojas, donde sólo aparecen una sorpresa más, pero necesarias para dejar todos los cabos atados. Pero línea tras línea, Christopher Paolini nos arrastra con una prosa de una calidad notable. Sencillamente muy bueno, libro fácil de devorar y digerir.

Centrándonos en los personajes, voy a hacer mención especial de los que considero más importantes.

Abordando al protagonista, nos encontramos con un Eragon valiente y decidido, como en todos los anteriores libros, pero la diferencia que esta vez es poderoso y sabio. Por fin da ese salto de calidad que le lleva al escalón de Jinete de Dragón respetable. Durante  las hojas peleará a muerte buscando eliminar a Galbatorix, se encontrará a sí mismo y llegará a un final en el cual se gana mi respeto.

Roran, el primo de Eragon, sigue teniendo el protagonismo intermitente. Es el héroe humano, nada magias ni poderes exóticos, el guerrero de músculo y hierro. Tendrá sus momentos de gloria y tristeza en las líneas que aparece.

En este apartado no nos podía faltar Nasuada, la gran líder de los vardenos. Si en las entregas anteriores se nos mostraba un personaje magnánimo, elegante, luchador y salomónico, en ésta nos muestra su lado más humano, llevándola hasta los límites de su resistencia. Memorable este personaje, quien se gana un eco en la eternidad.

Murtagh adquirirá un papel importante en segundo plano. Nos encontraremos con la evolución de este personaje, más desesperado, más letal, más despiadado, pero no llega a ganarse el odio del lector, más bien lo que te hace sentir es compasión. Adquirirá su papel importante en la última batalla.

Le llega el turno a Arya, la elfa que aparece en el primer capítulo y va adquiriendo protagonismo a lo largo de la saga. Lejos queda aquel personaje distante, poderoso y sabio, que se nos planteaba al principio. El autor nos deleita con una Arya más personal, más cercana e igual de poderosa y sabia que siempre. Y para los que esperan saber sobre su relación con Eragon, la cosa se vuelve más intensa (pero no pienso aclarar si la intensidad es positiva o negativa), adquiere mayor profundidad.

Y por último, el distante Galbatorix. El malo de la saga por fin sale en escena y no defrauda. Es un personaje poderoso, persuasivo, inteligente, y con destellos de una locura brillante. Le cuesta salir en la saga, pero cuando lo hace no pasa inadvertido. Muy logrado por parte del autor.

En conclusión: un muy buen final de saga. Algunas cosas quedan abiertas, pero un final correcto, agridulce.

Para resumir la saga, me permitiré un símil: podría decir que es como haber cogido un poema antiguo y haberlo versionado en una cación. El fondo es viejo, pero los aires son nuevos.

4 comentarios:

  1. Me salto casi todo porque solamente he leído el primero hace mucho tiempo. Este año tenia la idea de leerme los 4 para terminar la saga, aunque vista la acumulación de lecturas que tengo ahora mismo no se si sera posible. De todos modos sigue en mi lista, y saber que el final de saga esta bien me anima un poco. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues verás, me fuí resistiendo hasta verlo varias semanas en el escaparate de la librería que hay junto a mi trabajo. Y en las listas de ventas, y en blogs...
    Al final compré todos y los tengo en casa, para ponerme con ellos con tiempo.
    Tienes un gran blog, te sigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A ver si me deja comentar de una puta vez en tu blog que veo que me tiene manía. Gran reseña y muy analítica por lo que he visto. La verdad he leído por encima por no enterarme demasiado, pero veo que te ha gustado y la evolución de este autor ha ido de forma gradual y muy adecuada.

    ResponderEliminar