lunes, 20 de agosto de 2012

Reseña: El cadáver fugitivo, de Ellery Queen

Este verano, entre lectura y lectura, he tenido ocasión de echar un vistazo a uno de esos libros que siempre he visto en la estantería de la casa de mis abuelos pero que nunca he llegado a tener entre mis manos. La novela elegida ha sido El cadáver fugitivo, de Ellery Queen: precisamente, este nombre pertenece al protagonista del relato y, a su vez, es el pseudónimo utilizado por sus autores, dos primos que nacieron en 1905 y publicaron esta novela en 1941. Con estos datos, creo que ya puedo proceder a dar mi opinión sobre el libro...

La verdad es que la gente de El País hizo un buen trabajo en 2004 al publicar estas series de novela negra
 Sinopsis de la contraportada
Heredera que huye, padre implacable, madre angustiada, novio en un aprieto. ¿Qué más se puede pedir para empezar? Pues aún hay más: una escritora empeñada en contar una buena historia; un hombre dedicado a la adoración del cuerpo, a quien le diagnotican un cáncer; quizás, un impostor; un cadáver fugitivo y un detective kantiano de los que piensan que la razón pura es el bien esencial para descubrir las trampas de este caótico mundo.

Lejos de comenzar con el descubrimiento de un cadáver o incluso el procedimiento de un asesino a la hora de cometer el homicidio, como podríamos estar acostumbrados hoy en día, El cadáver fugitivo empieza con el diagnóstico de una grave enfermedad a un personaje, y continúa con la presentación del protagonista, hijo de un inspector de policía y escritor, aunque prefiere llevar a cabo sus propias investigaciones policíacas para vivir aventuras y plasmarlas de algún modo en el papel. Tras la denuncia de desaparición de una joven se involucrará en ese caso y, perspicazmente, dará con ella... o eso creerá él. 
Después de entregar a la chica equivocada a sus padres, esta joven descubre el cuerpo sin vida del padre de la chica buscada, hombre al que diagnosticaron la enfermedad del principio del libro, y todo indica que ella es la asesina... ahí es donde intervendrá Ellery Queen, cuyo destino depende de demostrar la inocencia de la mujer... al haber decidido refugiarla en su casa.

Esta novela, narrada en 3ª persona, es realmente breve (la edición que he leído apenas sobrepasa las 150 páginas), y constituye una buena novela de transición, pues ayuda a despejar la mente de un libro denso a otro. En mi caso, la leí de tirón en una sola tarde y puedo confirmaros que es una simpática novela policíaca, con desenfadados personajes que añaden una chispa de humor a los hechos, por terribles que sean. Además, se encuentran algunas frases hechas y juegos de palabras, lamentablemente intraducibles (pero indicados al pie de la página correspondiente, de todas formas), que aderezan el relato con un punto divertido.

En conclusión, esta es una corta novela que os mantendrá entretenidos y os servirá como una buena distracción entre novelas de mayor envergadura, pues contiene una historia no muy complicada pero que tampoco deja de ser curiosa por el uso que hace del humor y, sobre todo hoy en día, hacernos imaginar una persecución de coches de mitad del siglo pasado. Sinceramente, tengo ganas de leer más de estos autores, aunque tendré que esperar un tiempo para poder hacerlo...

¡Saludos y disfrutad del verano! ;)

3 comentarios:

  1. por favor pueden publicar la novela completa...
    la necesito
    me interesa mucho :)

    ResponderEliminar
  2. stoy deacuerdo xfa publiquen toda la novela la necesito para el cole.....

    ResponderEliminar
  3. es verdad yo amo esta novela pero no al eh podido leer toda.... eh kerido comparar el libro pero no hay x fa pongan todoooo

    ResponderEliminar